Tus derechos de autor están a salvo?

jueves, 2 de abril de 2009

EN OCTUBRE SE PLEBISCITARÁ EL VOTO DESDE EL EXTERIOR EN URUGUAY.-

A Julio no le daba la plata: emigró a Melbourne en 1992. Escapando de la dictadura, Haydée viajó a Gotemburgo en 1981. Elbio, a México en 1979 por razones "político económicas". Desde las barras, los tres apoyaron ayer el voto epistolar.

Cuando se vota un proyecto importante en el Parlamento, es habitual que las barras estallen de jubilo o de ira, según el caso. Eso no pasó ayer. Además de Elbio Bernasconi, Haydée Anaya y Julio César Corrales, otros 30 representantes de los consejos consultivos en el exterior siguieron la sesión de la Asamblea General, que elevó a la Corte Electoral las firmas de los legisladores frenteamplistas para plebiscitar -junto a las elecciones de octubre- si hay voto epistolar desde 2014.

Quizás porque olvidaron las costumbres locales o porque saben que este es un primer paso, los representantes de los consultivos no aplaudieron, saltaron ni festejaron cuando José Mujica levantó la sesión cerca de la hora 14. En ese momento se concretó el plebiscito por el voto epistolar, que se sumará al de la ley de Caducidad si se consiguen las firmas.

Así, en octubre los uruguayos que viven en el país deberán decidir si reforman la Constitución y permiten votar a los que viven en el extranjero. En concreto, se plebiscitará si se agrega al articulo 77 un numeral que dice que los uruguayos habilitados para votar tienen derecho a sufragar en elecciones, plebiscitos o referéndum desde cualquier país en "el que residan o se encuentren". Hay dudas e interrogantes que se despejarán en una reglamentación.-

El oficialismo argumentó ayer que, con esta reforma, se asegura a "la patria peregrina" el "derecho básico" al voto y que hay 70 países que aplican el voto en el exterior. España, Italia y Reino Unido usan el voto epistolar, dijo el senador Reinaldo Gargano. El diputado Edgardo Ortuño afirmó que "no hay que dejar afuera a los que han sufrido el desarraigo".

La oposición dijo que el voto por correo "no da garantías" y que, en todo caso, sería mucho más seguro votar en consulados. Además, los legisladores blancos y colorados hicieron hincapié en que los uruguayos en el extranjero no sufrirán "las consecuencias" del gobierno que elijan y muchos no están empapados de la realidad local.

El diputado Jaime Trobo expresó un matiz en nombre de Unidad Nacional: el sector acepta una fórmula para que los uruguayos elijan desde el exterior dos o tres representantes "del departamento 20" en la Cámara de Diputados, pero no al presidente e intendentes. Similar posición expresó el Partido Independiente y el colorado Washington Abdala.

CLIMA. En las afueras del Palacio, los representantes de los consejos consultivos se sacaban fotos con carteles que decían "Quiero votar". Los argumentos se repetían: los uruguayos en el exterior tienen "los mismos derechos" que los que viven en el territorio. Con claro acento mexicano, Elbio Bernasconi contó que le da más confianza el voto en consulados, antes que el voto por correo.

A unos metros, Julio César Corrales repasaba sus 17 años de vida en Australia y contó que a principios de la década de 1990 se sintió echado del país por motivos económicos. Para Haydée Anaya, de 58 años, el voto epistolar "es crear ciudadanía" y defiende el derecho de sus hijos -que viven en Suecia- para votar en las elecciones uruguayas.

A los cuestionamientos a las garantías del voto, Ortuño respondió: "¿Italia, España o Brasil tienen voto fraudulento?". Dijo que a la diáspora "le importa las condiciones de vida de sus familiares" y que muchos "sueñan con el retorno". Gargano argumentó que hoy "solo votan los privilegiados, los que tienen medios para venir".

El diputado blanco Alvaro Lorenzo aseguró que se violan las garantías y que, con el voto por correo, "no hay cuarto secreto, seguridad ni delegados de todos los partidos". Y acusó: "Es muy fácil votar cuando no pago el IRPF porque vivo en Suecia o Australia". Trobo cuestionó al oficialismo por "querer quedarse con la bandera de los uruguayos en el extranjero".
¿Cómo se votaría desde el exterior?

¿Cómo será el voto en el exterior, si el plebiscito resulta exitoso? Se votará por correo, aunque la reforma habilita a la Corte Electoral a instrumentar otros procedimientos "para que haya garantías". Se optó por el voto epistolar por un tema de infraestructura: los consulados uruguayos no están en todas las ciudades ni en todos los países. En Estados Unidos, por ejemplo, algunas personas deberían cruzar el país para votar. El oficialismo estudia una reglamentación, debido a que la reforma propuesta es muy general y hay aspectos que no están definidos. Parece claro que el voto no será obligatorio en el exterior, sino opcional. Abarcaría a hijos de uruguayos o gente que emigró joven si realiza los trámites y obtiene la Credencial. También se podrá votar en las municipales, en el departamento donde se registró la Credencial. "Es raro que se pueda votar desde Suecia, pero no desde Artigas", criticó el diputado colorado Gonzalo Teixeira. La oposición dice que se deberá modificar el sistema vigente: hoy el voto es secreto y controlado. Los partidos deberán repartir las listas en todo el mundo.

"Afuera" residen 600.000

Incluyendo a los hijos de uruguayos residentes en el exterior, se estima que hay unos 600.000 compatriotas viviendo fuera de fronteras, lo que representa entre el 15% y 18% de la población del país, según un estudio de 2004 de las demógrafas Wanda Cabella y Adela Pellegrino. Es una cantidad de personas similar a las habilitadas para votar en los departamentos de Canelones, Maldonado, Colonia y Salto, juntas.

Fuente: El País digital, jueves 2 de abril de 2009.-

No hay comentarios: