Tus derechos de autor están a salvo?

lunes, 25 de mayo de 2009

PRIMERA PERSONA SE SUICIDA CON AVAL DE LEY.-

OLYMPIA

Linda Fleming, una mujer de 66 años con cáncer de páncreas que deseaba estar lúcida en el momento de morir, es la primera persona que se quita la vida voluntariamente, amparada por la nueva ley de suicidio asistido del estado de Washington, conocida como "morir con dignidad".

Se le diagnosticó un cáncer incurable y temía pasar los últimos días de su vida con dolor y embotada por las dosis cada vez más fuertes de fármacos. "Soy una persona muy espiritual y para mí era muy importante estar consciente, lúcida y alerta en el momento de mi muerte", dijo Fleming en una declaración difundida el viernes. "Los analgésicos poderosos me dificultaban mantener el estado mental que deseaba tener en mi muerte y sabía que los tendrían que aumentar". Rodeada de familiares, su médico y su perro, Fleming tomó una dosis mortífera de barbitúricos recetados y murió el jueves por la noche en su hogar en Sequim, Washington, segundo estado que aprobó la polémica ley que avala el suicidio.

Chris Carlson, quien hizo campaña contra la nueva ley en la Coalición Contra el Suicidio Asistido, calificó la muerte de lamentable. "Toda muerte prematura es una ocasión triste y nos disminuye a todos", comentó. El grupo Compasión y Opciones, de Washington, un grupo que ayuda a quienes quieren acogerse a los términos de la ley, anunció la muerte.


En noviembre, Washington pasó a ser el segundo estado en Estados Unidos donde los votantes aprobaron una ley de suicidio asistido. Se basa en una norma adoptada por los votantes de Oregón en 1997. Desde entonces, unas 400 personas han usado la ley de Oregón para poner fin a sus vidas. En diciembre, un juez en Montana falló que los suicidios asistidos por médicos eran legales en su estado. Esa decisión, basada en una demanda individual, está bajo estudio de la Corte Suprema estatal. Según la ley estatal de Washington, todo paciente que requiera dosis mortales de medicamentos debe tener por lo menos 18 años de edad, ser residente del estado y declarado mentalmente competente. Además, dos médicos deben certificar que el paciente tiene una enfermedad incurable y seis meses o menos de vida. El paciente debe formular dos pedidos verbales con 15 días de diferencia, además de una solicitud escrita frente a dos testigos. Los pacientes también tienen que administrarse los medicamentos. ap

El País Digital, lune 28 de mayo de 2009.-

No hay comentarios: